See other templatesSee other templates

Titulo2

 

Revelación de la educación adventista

Por: Jorge Isaac Pautt Cervantes

Dios es la fuente de la verdadera educación y ha sido él quien le ha dado propósito a la misma durante todas las generaciones.

Dios le dio inicio a la educación de nuestros primeros padres en el jardín del edén, donde Dios mismo era el maestro y las enseñanzas eran impartidas directamente por él a los padres de la humanidad.

Luego Dios se ocupó de la educación del pueblo de Israel a medida que lo sacaba de la esclavitud y por medio de los profetas fue instruyendo a su pueblo en las grandes verdades que este debía aceptar de su creador.

Solo hace unas décadas el mismo Dios que reveló a sus hijos en el edén y a su pueblo Israel como había de ser su educación y el propósito de la misma, reveló a un pueblo particular como había de ser la educación de sus pequeños a los largo de las generaciones mientras se espera el regreso de Jesús. Es así como el pueblo Adventista del Séptimo día recibe la revelación de Dios por medio de la señora Elena de White concerniente a la educación adventista. Inspirada por Dios ella escribió:

“Todo verdadero conocimiento y desarrollo tienen su origen en el conocimiento de Dios. Dondequiera que nos dirijamos: al dominio físico, mental y espiritual; cualquier objeto que contemplemos, fuera de la marchitez del pecado, en todo vemos revelado este conocimiento. Cualquier ramo de investigación que emprendamos, con el sincero propósito de llegar a la verdad, nos pone en contacto con la Inteligencia poderosa e invisible que trabaja en todas las cosas y por medio de ellas. La mente del hombre se pone en comunión con la mente de Dios; lo finito, con lo infinito. El efecto que tiene esta comunión sobre el cuerpo, la mente y el alma sobrepuja toda estimación[1]

La invención de la educación adventista es una idea netamente divina, quien le ha dado a los hombres la responsabilidad de administrarla así como nos ha dado también la responsabilidad de ser mayordomos de otros y muchos aspectos en esta tierra.

La educación adventista tiene una responsabilidad ante los ojos de Dios de guiar y conducir a sus estudiantes cerca de la verdadera fuente del conocimiento y así restaurar la imagen de Dios en cada uno de sus miembros.

Instamos a cada miembro de la educación adventista a aportar nuestro granito de arena para así seguir contribuyendo al deseo de Dios de trasformar a l hombre a su imagen porque la educación adventista nace en la mente de Dios.

 

[1] Elena de White, la educación

Publicidad

Facebook

Publicidad

Cronograma (Eventos)

September 2017
Sun Mon Tue Wed Thu Fri Sat
0 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Go to top